Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

10 acciones revolucionarias para el buen vivir

En estos días de profundos cambios, se ha revelado una nueva realidad que asoma tímida entre las sonrisas de quienes se saludan en la calle: hay otra forma de vivir, un buen vivir. // Ilustraciones y fotografía por Vale Hormazábal @valehormazabal.cl

La gente empezó a volver temprano de sus trabajos, debido a que las veredas se llenaban de lacrimógenas y detonaciones a tempranas horas. En muchas comunas del país las calles estaban cortadas por efectivos policiales, por lo que el entretenimiento dejó de estar lejos y se trasladó a los barrios, así las plazas empezaron a llenarse. El repudio a las colusiones, las estafas, y los paraísos fiscales se manifestó en daños que obligaron al gran retail a cerrar sus McDonalds, sus centros comerciales, sus boutiques. Con el cierre de los supermercados nos dijeron que habría desabastecimiento, pero en su lugar hubo abundancia! vimos las ferias libres llenarse como nunca, y los feriantes sacaron sus mejores productos para la gente, desde confort y pasta de dientes hasta ropa usada. Con el cierre del metro las calles se llenaron de ciclistas, skaters, patines y scooters, además de nuevas formas de movilizarse de manera colectiva, haciendo dedo y compartiendo vehículos. 

Esta nueva forma de vivir fue una bocanada de valentía para las personas, que empezaron a gritar por todas partes “Chile despertó”. Como un secreto a voces que va corriendo de ciudad en ciudad, la gente vio que es posible volver temprano del trabajo, pasar más tiempo con sus familias, conocer a lxs vecinxs, y vivir un poco más al margen de este sistema -hoy más cuestionado que nunca- que sólo ve cifras en vez de rostros, que hace más profunda la brecha social, que presta beneficios a las empresas a costa de la población, y que aunque parezca difícil de creer, tenemos la oportunidad de quitarle poder.

 

Vivir en revolución, una salida a la crisis

Una revolución de cucharas, ollas y lienzos, de unión, de organización. Una revolución que hoy une a jóvenes y ancianxs, a camionerxs, a Mapuches, Aymaras, y la gene de Rapa Nui, una revolución que sólo en la capital marcó el récord histórico de un millón y medio de personas en las calles.

La llama no se apaga, y desde nuestra realidad podemos mantenerla viva, viviendo en revolución, creando y apoyando prácticas más justas, amables, amorosas y reparadoras con la sociedad, con las personas y sus vidas. Vivir en revolución es y será siempre un proceso de preguntarse, cuestionar, poner sobre la mesa las prioridades claras, el derecho a la vida, a la dignidad y la justicia. A partir de este cuestionar es que les proponemos diez maneras de crear revolución desde lo cotidiano. 

  1. Más libros, menos tv! Informarse en medios no hegemónicos y ampliar el acceso a la cultura es uno de los llamados más relevantes para poder comprender lo que está ocurriendo. Algunas personas no conocen de cerca la desigualdad, y por eso no comprenden las demandas sociales. Otras personas viven la desigualdad, pero viven también en el discurso de las élites apoyado por la tv. El acceso a información, relatos, y contenidos que nos permitan conocer los múltiples y complejos aspectos que componen la realidad es una herramienta incomparable. En iniciativas como bibliotecas libres, disidentes y autogestionadas se encuentran bastantes títulos, también en fanzines y otros modos de contracultura. En este link pueden acceder a 28 documentales para comprender mejor lo que pasa hoy en Chile.
  1. Más feria y menos supermercado! preferir la feria no sólo te entrega mejores precios y te lleva a apoyar el comercio local y reducir así la huella de carbono, te muestra también qué es lo accesorio y qué es lo realmente necesario. Casi todas las comunas del país tienen una organización vecinal que acoge la feria libre, donde se encuentran desde frutas y verduras hasta artículos del hogar. Apoyar directamente a personas que comercializan sus productos es activar esa economía alternativa, es generar de propio fuentes de empleo y nuevos ingresos. 
  1. Más emprendimiento, menos mall: Comprar los ítems que no son de primera necesidad en comercios de artesanxs, hacedorxs, emprendedorxs, es también una manera de generar fuentes de ingreso directamente para las personas. El mall es un organismo surgido durante las últimas décadas, donde además de fomentar la precariedad laboral, estás apoyando lógicas que en lugar de cuidar el medio ambiente, abusan de él. Con la apertura de los mall, el comercio local cae en ventas. En los años 70’ más del 80% de las prendas eran producidas en Chile, hoy en día, menos del 20% lo es. Apliquemos ingenio y re aprendamos a habitar fuera de estas lógicas comerciales. 
  1. Hacer con las manos: hacer de todo, desde lo más cotidiano a lo más elaborado, siempre usando las manos. Hacer un vinagre, con él hacer ketchup y limpiadores. Tejer un chaleco, o moler las harinas para hacer queques. Hacer en lugar de comprar es desmantelar directamente la lógica de consumo y endeudamiento. Durante las últimas décadas, en Chile se ha desarrollado una sociedad en torno al consumo, con las oportunidades -y precariedades- que abrió el crédito, la capacidad de consumo en sí es una fuente de prestigio, más allá de los bienes adquiridos. Cambiemos la realidad, cambiemos bienes por experiencias y saberes, cambiemos adquisición por creación. Re valoricemos los objetos hechos a mano, no sólo como un bien de elite sino como algo que todxs podemos aprender a hacer y compartir. 
  1. Autogestionar: muy de la mano con lo anterior, autogestionar es la acción orientada a satisfacer las necesidades por los propios medios. Autogestionar el arte sin fondos reutilizando materiales, autogestionar la salud aprendiendo a elaborar medicinas, autogestionar el cuidado personal comprando productos elaborados a mano. Autogestionar es el mayor poder, ya que devuelve la soberanía a los pueblos. Autogestionar, hacer, y organizarse para crear desde las personas!

  1. Pedalear, caminar, compartir: tomar la movilización como una oportunidad de evadir un sistema que no está leyendo la realidad de las personas que lo utilizan. Pedalear cuando se pueda, es también un acto de resistencia. Caminar lo que se pueda y compartir vehículos también. No todas las personas están en posición de hacerlo, pero quienes sí pueden, son activistas por una realidad diferente, como los son las ciudades a escala humana en Europa: ciudades donde en su planificación se toma como eje central la calidad de vida de quienes las habitarán, regulando la ubicación de sectores laborales y habitacionales para ello. Chile en cambio, junto a su desigualdad, distribuye los lugares más económicos para vivir en la periferia, resguardando con fuerza policial a los más acomodados cerca de los centros comerciales.
  1. Enseñar y aprender: la educación en Chile es un recorrido de la desigualdad, como podemos ver en esta gráfica. La educación de calidad es sólo para quienes pueden pagarla, quienes desean acceder a ella y carecen de medios económicos, deben hacerse cargo de un crédito de por vida donde finalmente se paga una suma mucho mayor al valor inicial de la carrera. La educación no puede ser bajo ningún concepto un bien de consumo. Podemos desarticular esta desafortunada práctica aprendiendo y enseñando saberes de maneras no tradicionales, en contextos extra académicos, en conversatorios, talleres, encuentros, y reuniones. Quitemos el estatuto de bien de consumo a un derecho básico, pongámosle amor y autogestión. 
  1. Entregar sin esperar algo a cambio: cerca de la raíz del problema, tenemos que en Chile nos han acostumbrado a la lógica del consumo. Pero cabe recordar, que nos hace bien como sociedad volver a entregar sin esperar algo a cambio. Este intercambio de energía es poderoso, y cada vez que alguien entrega su tiempo, su oficio, su voluntad, está entregando energía al universo que recibirá multiplicada. Ver a alguien en entrega hace que se despierte lo bueno en tu corazón, el amor engendra amor. 
  1. Medicina natural y popular: en las farmacias tradicionales, un antibiótico esencial para la atención hospitalaria vale $30.000 pesos, mientras que en la farmacia popular vale $220 pesos. ¿Cómo no va a ser violento y desigual el acceso a la salud? En los hospitales públicos la gente muere en lista de espera. La salud debe responder a un acceso transversal, ya que está ligada al primero de los derechos humanos, el derecho a la vida. Mientras tanto, la medicina popular y natural devuelve la soberanía a los pueblos mediante el uso de plantas medicinales y la autogestión. Conocer es crear!
  1. Cuidar la tierra: porque sin naturaleza no hay vida! y no nos referimos -nuevamente- a la naturaleza como bien de consumo, esa naturaleza que se visita en vacaciones, que se paga por mirar y recorrer, que se extrae indiscriminadamente para generar más bienes, más energía, más consumo. Hablamos del agua que es de todas las criaturas, del aire limpio, de los glaciares. Sin ir más lejos, en el Puerto de San Antonio, el proyecto llamado “Megapuerto” busca transformar un humedal en ampliación portuaria. Taparán el humedal con concreto dejando a cientos de especies sin hábitat, para ampliar el sistema de consumo que nos han enseñado a necesitar. Reducir el consumo de elementos importados es hoy más importante que nunca antes!

Finalmente, lo más importante: amar, amar, y volver a amar. Juntarnos, hablarnos, mirarnos, saludarnos. Ninguna de estas acciones revolucionarias es tan valiosa como el amor! Que el individualismo no nos carcoma! Dejemos fuera la mentalidad egoísta. La única manera de crecer, evolucionar, y estirarnos hacia la luz es volver a creer y construir en el amor. Amor a los animales, a la naturaleza, a la sociedad, al mundo entero. Insista en construir desde el amor. 

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: