Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Guía de Plantas Medicinales para el autocuidado

Por estos días el panorama es complejo. En Chile la policía está haciendo uso desmedido de la fuerza, abuso. Muchas personas han quedado con heridas oculares y pérdida total o parcial de la visión.

Como comunidad nuestro deber es cuidarnos, contenernos, brindarnos el apoyo y las herramientas necesarias para atravesar esta crisis, permanecer unidos. En esta comunidad somos servidores de la tierra, y por ello ponemos hoy a disposición de las personas los conocimientos populares para usar las plantas como medicina en la asistencia del cuerpo y el espíritu.

A continuación encuentras una serie de preparaciones y ayudas que las plantas nos entregan. Toma nota:

 

Angustia e inquietud: si te sientes con el pecho apretado, busca hojas de melissa y prepara una infusión usando una cucharada colmada de hojas picadas en una taza de agua caliente. Toma una taza por 1 a 3 veces al día.

Insomnio: si no puedes dormir, busca flores de passiflora (o raíz de valeriana) y prepara una infusión usando una cucharada de flores picadas en una taza de agua caliente. Toma una taza antes de dormir.

Desánimo, tristeza, pena: si te sientes triste, desesperanzadx, busca hojas y flores de tilo y prepara una infusión usando una cucharada colmada de hojas picadas en una taza de agua caliente. Toma una taza por 1 a 2 veces al día.

Dolor de estómago o vómitos: si te sientes con el estómago apretado, adolorido, o se ha afectado tu digestión, busca hojas de menta y prepara una infusión usando una cucharada colmada de hojas picadas en una taza de agua caliente. Toma una taza por 1 a 3 veces al día.

Dolor general, dolor en el cuerpo: si tienes dolor físico, muscular, lesiones, contusiones, busca hojas de orégano fresco y prepara una infusión usando una cucharada colmada de ramitas y hojas picadas en una taza de agua caliente. Toma una taza por 1 a 3 veces al día.

Heridas e infecciones: si tienes una herida infectada, o una infección interna, busca hojas de tomillo y prepara una infusión usando una cucharada colmada de hojas picadas en una taza de agua caliente. Toma una taza por 1 a 3 veces al día.

Limpiar heridas: si tienes una herida infectada, o una infección interna, busca flores de caléndula y/o hojas de matico y prepara una decocción dando un hervor a una cucharada colmada de hojas picadas en una taza de agua fría. Usa este líquido para curar y limpiar la zona, también puedes beber una taza por 1 a 3 veces al día para ayudar internamente a la cicatrización.

Alergias graves en la piel: si tienes una reacción inflamatoria grave sobre la piel, alergia, picazón y/o irritación, busca flores de caléndula y prepara un cataplasma. Machaca en un mortero 1/2 taza de pétalos de caléndula frescos, vierte en un pocillo y añade un chorrito de agua caliente, y una cucharada de avena molida. Pon la mezcla -debe ser un puré- sobre un paño humedecido con agua tibia y aplica directamente sobre la piel para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Envuelve el cataplasma en otro paño para mantener por al menos 1 hora.

Alergias en la piel: si tienes una reacción inflamatoria sobre la piel, alergia, picazón y/o irritación, busca flores de caléndula y prepara un aceite medicinal de emergencia. Vierte en una olla 1/2 taza de pétalos de caléndula frescos con 1/2 taza de aceite puro de girasol (natura en supermercados). Calienta en bajo por 20 a 30 minutos, deja enfriar y cuela. El aceite debe quedar con aroma dulce a caléndulas. Usa directamente sobre la piel para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.

Depurar los órganos: si has estado expuestx a armas químicas como gas lacrimógeno y gas pimienta, o humo intenso producto de la quema de objetos, busca hojas de ortiga, llantén, diente de león, boldo o cola de caballo, -puedes usar cualquiera de ellas- y prepara una decocción dando un hervor a una cucharada colmada de hojas picadas en una taza de agua fría. Puedes beber una taza por 1 a 3 veces al día para ayudar internamente a que tus órganos depuren y eliminen toxinas.

Aliviar lacrimógena: si recibes gas lacrimógeno en el cuerpo o estás expuesto al humo, puedes aliviar sus efectos usando un spray de bicarbonato. Disuelve 3 cucharadas soperas de bicarbonato en 1/2 litro de agua y envasa en una botella con aspersor. Rocía tu cara y humedece tu mascarilla o pañuelo antes de la exposición al gas, repite mientras dure la exposición.

Aliviar gas pimienta: si recibes gas pimienta en el cuerpo o estás expuesto al humo, puedes aliviar sus efectos usando un spray de magnesio. Mezcla en partes iguales leche de magnesia y agua, o disuelve 1 sobre de magnesio en polvo en 1 taza de agua y envasa en una botella con aspersor. Rocía tu cara y humedece tu mascarilla o pañuelo antes de la exposición al gas, repite mientras dure la exposición. Encuentras los materiales en farmacias -idealmente incoludidas-.

 

 

Si necesitas conseguir medicinas naturales y efectivas, desde nuestra Botica Itinerante estamos haciendo envíos. Conoce lo que preparamos AQUÍ y síguenos en instagram como @andesguardianes y @boticaitinerante

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: