Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Crear poder popular


Me subo al uber, nos preguntamos cómo estás, cómo está tu familia. Nos preguntamos por el cacerolazo, si tocaste la olla. 

Cuando los dos asentimos se forma por fin una sonrisa, esa sensación de familia, de seguridad. De ahí en adelante el trayecto es pura conversación, me cuenta de Stgo, de la gente, de lo que pasa de verdad, que la tele es un 1% de lo que ocurre.

Bajo del taxi y aliviada compruebo que las calles aledañas a la Moneda están llenas, efervescentes, tal como se ve en redes sociales, y tal como omite la prensa hegemónica. Banderas, gritos, lienzos, familias completas habitan la alameda hasta caer el sol. “Chao Constanza, cuídate” fue lo último que escuché al cerrar la puerta. Ya me doy cuenta que en este nuevo presente debemos cuidarnos de la violencia más que nunca, las detenciones ilegales, las violaciones, los balazos, hasta la muerte ha pasado a ser pan de cada día. Por eso, por cuidarnos y por avanzar en esta revolución joven que recién está naciendo, es que se hace imperante crear poder popular!

INSISTA EN CONSTRUIR DESDE EL AMOR. Será nuestro nuevo grito de batalla. Gracias a un montón de privilegios que se dan en mi vida puedo viajar a Stgo a asistir a la marcha. Sin embargo, para pocas personas es así, por lo que aplaudo de pie el esfuerzo del millón y medio de personas que alzó la voz el pasado viernes en Plaza Italia.

En estos momentos, necesitamos más apoyo y organización que nunca! Necesitamos canalizar nuestras emociones -las positivas y las negativas- y como el fuego, transformarlas en algo nuevo, en algo libre, en algo fuerte. Necesitamos crear poder popular que nos mantenga unidxs ante los conflictos, que nos mantenga en pie de lucha por las demandas legítimas que eleva el pueblo. Salir a marchar es sólo el comienzo.

CREAR PODER POPULAR

Lo que hoy se necesita es unión, no dejemos que nos dividan, que nos disuelvan, ya nos juntamos y somos miles! No nos enfoquemos en las diferencias entre nosotrxs y practiquemos la unidad, sí, como práctica que se ejerce a diario, el hacer a un lado lo accesorio y quedarnos con lo esencial: luchar hasta que la dignidad sea costumbre.

Lo que se necesita hoy es acción, que no se apague la manifestación! No hay normalidad a la que volver, los ojos ya están abierto, las cabezas llenas de pensamientos. Sal a marchar, aunque sea una cuadra. Sal con tu olla aunque sea unos minutos. Júntate a pintar carteles aunque no puedas salir. Conversa con tu gente, que no se pierda este capítulo de la historia. No olvidemos a quienes no están con nosotros y perdieron su vida aquí.

Lo que se necesita es colaboración, un trabajo en conjunto. La organización vecinal es un ejercicio que con los años se fue adormeciendo, pero que debiéramos mantener siempre bien despierto! La organización pone el poder en manos del pueblo, entrega decisión, se hacen escuchar las voces, desaparece esa sensación de no generar cambios, esa misma sensación que lleva a muchxs compañerxs a desistir ante las urnas por pensar que un voto no significa tanto. Hoy significas TODO para tu gente, crea tu poder! Busca ahora mismo el Cabildo de tu barrio, únete, forma un comité, participa activamente en proponer soluciones y tu poder será como una copa llena, lista para llenar las de otrxs.

Lo que se necesita es amor y contención, actuar desinteresadamente por el bienestar de mis compañerxs, precisamente por eso, porque son mi compañía en este camino de cambios y revolución. Más amor por favor, menos juicios de valor. Desde salir con una botella de agua y bicarbonato a lavar la cara de las personas atacadas con armas químicas, hasta entregar limones para las quemaduras de garganta. Llevar en tu bolso una comida extra para alguien que no tenga, acercarte a tus vecinxs para saber cómo están, dar un abrazo a alguien que se ve que lo necesita. Si tengo algo que puedo compartir, ofrecerlo. Si tengo una habilidad que puede ayudar, ponerla al servicio. Romper esquemas, romper los patrones de lo establecido a punta de amor puede salvar el mundo.

Por estos días, varias personas ofrecen la solidarización de su labor en momentos de necesidad: se ven enfermerxs TENS o médicxs voluntarias de la Cruz Roja asistiendo heridxs en las calles. Se ven personas regalando comida desde su carrito, un consomé para cobijar el alma. Se ve todo tipo de sanadores aliviando el alma y conteniendo a quienes sienten miedo, angustia, desesperación. Es clave entender que solidarizar no es igual que entregar gratis. Solidarizar es entregar con amor, es algo que se puede elegir como motor de vida. Nos han dicho toda la vida que la solidaridad es una vez al año, se transmite por la tele y la organizan las empresas. Nos han dicho que todo cuesta y que es trabajo y que debe ser pagado. No nos han dicho que el dinero no lo es todo, que la gratitud llena el corazón como nunca el dinero podrá llenarlo, no nos han dicho que la gente que ayuda a su gente es invaluable. No nos han dicho que así es crear: creas amor y recibes más amor, creas entrega y recibes más entrega. Esto es crear poder popular, construir desde el Amor.

Siempre hay algo que podemos hacer, siempre está la opción de solidarizar con mis compañerxs y esa gran causa que es de todxs. Puedes escribir y educar, puedes cuidar a lxs más pequeñxs, puedes hacer lo que sabes hacer y entregarlo con amor a tu comunidad. Solo juntxs podremos crear ese poder popular que tanta falta nos hace.

Volvamos a tomarnos las plazas, volvamos a habitar los espacios públicos. Volvamos vencedores de la rutina y el cansancio a llevar una vida digna. Volvamos a la revolución.

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: